Consejos para viajar con caballos a tener en cuenta

A la hora de viajar con nuestro caballo, es importante que tengamos en cuenta ciertos puntos, que harán que nuestro trayecto sea más cómodo para ambas partes (personas y caballos). En Remolques Caballos nos preocupamos por ello, y conocemos lo importante que es proporcionar este tipo de información. Las pautas a seguir antes, durante y después del trayecto, están detalladas a continuación. Además les invitamos a conocer las diferentes causas que pueden provocar problemas de salud en los equinos durante el transporte con remolques o vans, en nuestra nueva sección de Bienestar en el Transporte de Caballos.

Consejos para viajar con nuestro caballo

  1. Es importante que el día anterior al viaje, el caballo esté tranquilo y no realice esfuerzos importantes, ya que esto hará que viaje mucho más tranquilo y relajado.
  2. En caso de iniciar la marcha por la mañana temprano, debemos tener en cuenta que no podemos dejar el caballo preparado en el van, por muy pocas horas que sean, se pondrá nervioso y no descansará adecuadamente. También es importante que le dejemos a la vista protectores u otros elementos que se utilicen durante el viaje habitualmente, evitando de esta manera que los asocie con una nueva salida.
  3. Si vamos a viajar por la mañana temprano, será recomendable que la noche anterior reduzcamos la cantidad de grano en su cena, para que de esta manera no viaje tan lleno.
  4. Antes de viajar podemos darle un poco de pasto o heno (nunca grano), y dejarle toda el agua que desee tomar. De esta manera el caballo viajará con el estomago lleno, pero no pesado.
  5. En invierno, es aconsejable taparlos con mantas de viaje, preferentemente de algodón y nunca impermeables, ya que estas últimas les hacen transpirar más, y se sentirán incómodos.
  6. Si viajan dos caballos, y es posible, podemos hacer entrar primero al mas manso y tranquilo, esto dará ejemplo y tranquilizará al otro caballo, en caso de que sea problemático o más nervioso.
  7. Se recomienda parar cada 3 horas de viaje, como máximo, y durante 15 o 20 minutos. Pararemos el motor por completo para favorecer la relajación de los caballos.
  8. No dejaremos elementos u objetos sueltos dentro del remolque dónde viajen los caballos, para evitar que se muevan o caigan, y puedan molestarles.
  9. La conducción ha de ser muy precavida, deberemos frenar de forma suave, y doblar en las curvas más redondeadamente. Esto hará que nuestro caballo viaje más tranquilo, y nuestro remolque circule con mayor estabilidad.
  10. Al llegar bajaremos a los caballos del remolque, despacio y los dejaremos descansar al menos durante 2 horas, los caminaremos por los alrededores tranquilamente, para que en caso de ser desconocido para ellos, se adapten a su entorno.